La Sala Medina, nombrada en honor a José Toribio Medina, gran historiador y bibliófilo chileno, conserva dos enormes catálogos bibliográficos formados por cerca de sesenta mil impresos europeos del siglo quince y dieciocho y miles de documentos originales provenientes de la colección personal que el mismo Medina legó a la biblioteca en mil novecientos veinticinco.

Se estima que un sesenta por ciento de los impresos de la Hispanoamérica colonial se ubican en esta fabulosa colección, entre ellos, 37 incunables, piezas únicas impresas entre mil cuatrocientos cincuenta y tres, fecha de la invención de la imprenta moderna y el año mil quinientos.

Muchos de los objetos que adornan esta magnífica sala, pertenecieron al célebre bibliófilo, entre estos destacan, el globo terráqueo y la lámpara de búho que está sobre el escritorio de una de las esquinas.